Murió en Israel el hombre más viejo del mundo a los 113 años

Murió en Israel el hombre más viejo del mundo a los 113 años
Israel Kristal en su casa de Haifa (Israel) en 2016. Foto/AFP

El Guinness de los Récords había reconocido a Yisrael Kristal como el varón más viejo del mundo en marzo de 2016. Kristal, quién sobrevivió a la Primera Guerra Mundial y vivió en Lodz, en la recién independizada Polonia, hasta la invasión nazi, murió este viernes a los 113 años

El superviviente del Holocausto Yisrael Kristal, identificado por el Guinness de los Récords como el hombre más viejo del mundo, falleció el viernes a la edad de 113 años, informaron medios israelíes.

La familia de este judío practicante que nació el 15 de septiembre de 1903 en Zarnow, en la actual Polonia, no pudo ser contactada el viernes por la tarde, a causa del sabbat, día sagrado de la semana.

“Yisrael Kristal […] murió el viernes, un mes antes de su 114º cumpleaños”, indicó el diario israelí Haaretz en su edición en línea.

El Guinness de los Récords lo había reconocido como el varón más viejo del mundo en marzo de 2016.

La decana de la humanidad es una jamaicana, Violet Brown, nacida el 10 de marzo de 1900, de acuerdo con el Gerontology Research Group, un centro de investigaciones estadounidense que busca y certifica a las personas más ancianas del mundo. 

Según la página de información Ynet, Kristal deja dos hijos, nueve nietos y 32 bisnietos.

En septiembre de 2016 había celebrado su Bar Mitzvah, una de las ceremonias más importantes en el judaísmo, ya que no había podido hacerlo un siglo antes.

Kristal sobrevivió a la Primera Guerra Mundial y vivió en Lodz, en la recién independizada Polonia, hasta la invasión nazi, en 1939. Fueron desplazados a un gueto de la ciudad y, cuatro años más tarde, lo enviaron al campo de concentración de Auschwitz.

Durante el Holocausto perdió a su esposa y dos hijos. Según el libro Guinness, cuando los Aliados liberaron los campos de concentración, Yisrael apenas pesaba 37 kilos.

Fue el único superviviente de su familia y emigró a Haifa, en el norte de Israel, con su segunda esposa y su hijo en 1950. Allí mantuvo una próspera empresa de dulces hasta que se jubiló. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *